Bacterias. La revolución digestiva

Autora del libro: Dra. Irina Matveikova

Doctora escritora de varios libros de éxito, habla de la importancia de la microbiota y su influencia en múltitud de enfermedades/transtornos inflamatorias, autoinmunes, etc.
Comenta la necesidad de analizar las heces de la misma manera que se analiza la sangre, para descubrir si todo va bien en el segundo cerebro.
También explica la necesidad de mantener una buena y diversa microbiota, aconsejando tomar muchos pre y pro bióticos (alrededor de 15 días cada mes!!!). Siempre tomarlos de manera variada para ayudar a la necesaria variabilidad. Por ejemplo: no comer siempre el mismo tipo de yogur (de la misma marca y tipo de leche), sino que mejor alternar entre tipos (kefir, yogur), leches (cabra, oveja) y marcas.
En casos de enfermedad extrema, empiezan a practicarse tratamientos de implante de heces de otras personas.

  • Bacterias
    * Helicobacter pylori: El libro dedica un capítulo entero y llega a la conclusión que en algunos casos no es necesario eliminarla, pero en otros casos, donde se produce una toxina, si es mejor eliminarla.
    * Blastocystis hominis, Yersinia enterocolitica, Dientamoeba fragilis: pueder provocar microerosiones o inflamación en el colon e incluso a veces la aparición de unas trazas de sangre en las heces.
    * Giardia lamblia: propio de síntomas digestivos muy molestos, que muchos achacan al SII (Síndrome Intestino Irritable).

  • Prebióticos: los alimentos de las bacterias (cebolla, ajo, espárragos, puerro)

  • Probióticos: naturales:
    * Lácteos fermentados: yogures, kéfir, quesos frescos (vaca, cabra y oveja)
    * Verdura fermentada: chucrut, kimchi, remolacha, zanahoria.
    * Aceitunas, pepinillos, …

  • Probióticos en suplementos
    * Lactobacillus reuteri: para casos de cólicos, espasmos y gases.
    * Lactobacillus helveticus: para sobrecrecimiento de hongos y control de la tensión arterial.
    * Lactobacillus rhamnosus y Bacteroides fragilis: para estados inflamatorios crónicos.
    * Saccharomyces boulardii , ayuda a combatir la Helicobacter pylori.
    * Bifidobacterium lactis y Bifidobacterium longum: para la ansiedad y estados depresivos.