100 preguntas sobre el cáncer

Autores del libro: Daniel Closa , Salvador Macip

Resumen del libro

Investigadores de prestigio exponen de manera científica (y entendible) aspectos relacionados con esta enfermedad.
Se exponen los aspectos más destacados (mini-resumen):

La lotería

Vienen a decir lo que tantas veces nos han explicado, que el cáncer es una lotería a la que todos jugamos, desde que nacemos (nuestro ADN nos condiciona en parte) hasta como vivimos. Por eso conocemos a gente que ha jugado muchos números a la lotería y afortunadamente no le ha tocado, y otros, que jugando poco (manteniendo una vida muy saludable), desafortunadamente les ha tocado. ¿Eso significa que no hace falta que hagamos nada? No, es un tema de probabilidad, y con nuestro estilo de vida podemos intentar comprar pocos número de esta lotería.

Autores :

Recordemos que el cáncer se puede ver como una lotería, que cuantos menos números compramos, menos posibilidad tendremos que nos toque. Todos nacemos con una cantidad fija de números (que sería nuestra predisposición) y el azar nos irá dando más a lo largo de la vida. Estos no los podremos evitar nunca. Lo que sí podemos hacer es no añadir más a nuestra colección.

14 factores para prevenirlo

Autores :

Los 14 factores que todo el mundo está de acuerdo que tienen un impacto importante en el riesgo de sufrir un cáncer y, por lo tanto, se deben evitar en lo posible son:

  • Tabaco
  • Alcohol (también la copa de vina con resveratrol)
  • La obesidad (IMC < 25 kg/m2)
  • Dieta pobre en frutas y verduras
  • Ciertos trabajos: exposición solar, radiación (trabajar en sitios cerrados subterráneos), exposición a altas temperaturas (fuegos), fábricas de pesticidas o metalurgia, personal de vuelo,
  • El sol y las máquinas de rayos UVA
  • Ciertas infecciones: VPH y hepatitis
  • Una dieta demasiado rica en carne roja (ternera, cerdo, cordero…) o procesada (que contiene el conservante nitrito de sodio, que puede ser carcinogénico cuando se cocina).
  • La radiación
  • Una dieta baja en fibra (menos de 23 gramos al día).
  • Llevar una vida sedentaria (menos de 150 minutos a la semana de actividad moderada).
  • Dar el pecho durante menos de seis meses cuando se tiene un hijo.
  • Una dieta excesivamente rica en sal (más de seis gramos al día, que se ha visto que aumenta el riesgo de cáncer de estómago).
  • Ciertos tratamientos hormonales

Autores:

Lo que nunca debemos olvidar es que ir unos días a tomar el sol a la playa al mediodía aumenta el riesgo de cáncer muchísimo más que un montón de años expuesto a las radiaciones de los móviles o el wifi.

Deporte con sentido común

Todos los factores están relacionados, de nada servir aplicar uno sin los otros. Consultar artículo de HIT de este blog para más információn spbre como hacer ejercicio intenso en el mínimo tiempo posible.

Hay que tener presente que estamos hablando de un ejercicio relativamente intenso. No sirve de mucho hacer una visita esporádica al gimnasio y, tras media hora de pedalear en la bicicleta estática mientras leemos una revista, salir a tomar unas cervezas. Como siempre, lo que hace falta es tener hábitos saludables para que sus efectos se vean a largo plazo.
También recomienda una serie de complementos naturales y/o artificiales, como los siguientes:

¿Una pastilla para prevenirlo?

Autores :
No existe desgraciadamente una pastilla que lo pueda prevenir, aunque se han hecho pruebas aisladas con ratas de laboratorio con ciertos componentes que sí han funcionado, no hay evidencia que sí funcionen en personas y menos aún en las dosis habituales que comemos y/o tomamos estos alimentos, hacerlo en exceso puede tener efectos secundarios contraproducentes:

  • resveratrol en el vino tinto
  • flavinas del té verde
  • tricinina del arroz
  • Antiinflamatorio de la cúrcuma
  • Aspirina en dosis bajas de manera continuada.
  • Metformina utilizado contra la diabetes tipo 2

Autores :

Mientras no aparezca el tratamiento preventivo para el cáncer, si es que llega a aparecer alguna vez, podemos seguir insistiendo en que hacer ejercicio, seguir una dieta sensata y evitar factores de riesgo como el tabaco o el exceso de sol es la mejor manera de reducir el riesgo.